¿El anticongelante de tu auto desaparece o tiene una apariencia extraña?

03/01

Una de las fallas más extrañas es la que te vamos a relatar:

 

Enciendes tu auto en un día normal, circulas pocos kilómetros y notas que la temperatura de tu vehículo aumenta y tienes que parar. Levantas el cofre y todos se ve normal, excepto que el nivel del anticongelante ha disminuido. ¿Por qué? Te preguntas. No tiene sentido, lo cambiaste hace poco.

 

No ves fugas; revisas debajo del auto, exploras el radiador y nada. Rellenas nuevamente el depósito y al cabo de algunos días el líquido refrigerante tiene una apariencia lechosa, una mezcla amarillenta que no habías observado antes.

 

¿Qué sucedió aquí?

 

El nivel del anticongelante puede disminuir por diversas razones, pero la más común es una posible fuga. No obstante, la más grave es la que sucede al interior de la culata.

La culata es un segmento del motor ubicado encima del bloque, que es la parte en la que se encuentran los cilindros. Entre el bloque y la culata existe una junta encargada de sellar y garantizar la presión adecuada de los cilindros; esta pieza también evita filtraciones del bloque a la culata, y viceversa, de los diversos fluidos que circulan por el motor: combustible, aceite o anticongelante.

 

El desgaste, exceso de calor o daños ocasionados por colisiones, puede provocar que la junta de la culata deje de sellar los segmentos y filtre alguno de los líquidos. En realidad no están común el problema, pues la junta de la culata está fabricada con el mismo material que el bloque, lo cual la hace bastante resistente, pero no lo suficiente a la falta de mantenimiento.

 

En este esquema puedes ubicar la culata, la junta y el bloque.

Imagen: Rod-es

 

Reconocer el problema

 

Estas fugas pueden detectarse con un pequeño descenso de los niveles de anticongelante sin que veas el líquido esparcido por ningún lado.

 

Otro de los síntomas es color que toma el aceite. Se reconoce por su color “lechoso”, amarillento o café. Mira la imagen a continuación.

 

Imagen: Renn list

 

Soluciones

 

Estas partes del motor no son para nada sencillas. Se requerirá de un mecánico con suficiente expertis para diagnosticar la falla y realizar las reparaciones necesarias.

 

En la mayoría de los casos se tiene que cambiar la junta y realizar una limpieza a fondo.

 

Lo mejor que puedes hacer, es acudir a un mecánico si detectas una fuga de este tipo. Tu máquina puede sobrecalentarse y quedar dañada de forma permanente.

Fuente:
The Observer
Actualidad Motor

Imagen: All my base