Aprende a utilizar correctamente las luces de tu auto

05/11

Saber cómo utilizar las luces es fundamental al salir de paseo en auto. Estas garantizan seguridad para los usuarios y terceros. Por el contrario, manejar sin emplearlas correctamente puede ser peligroso. Nosotros te decimos cómo manejar el sistema de iluminación de tu auto.

 

Tipos de luces

Las luces pueden variar de un modelo de auto a otro. Es decir, algunos vehículos tendrán una mayor cantidad de opciones de iluminación que otros; sin embargo, las más comunes y en algunos obligatorias, son:

 

Luces de cruce, cortas o bajas

Este tipo de luces son básicas en cualquier situación de manejo. Se encienden para indicar que el auto está en movimiento y se distinga a la distancia. Generalmente pueden activarse como el primer paso de tu palanca de luces o en el tablero. Algunos reglamentos de tránsito las señalan como obligatorias en carretera o en zonas urbanas, sin importar si es de día o de noche.

Por ejemplo, en el Reglamento de Tránsito de Carreteras Federales de México se indica que las luces bajas deberán cumplir con ciertos requisitos:

“Deberá ser proyectada de tal manera que permita ver personas y vehículos a una distancia de 30 m. al frente. Ninguno de los rayos del haz luminoso, deberá incidir en los ojos de algún conductor que se acerque en sentido opuesto.”

 

Luces altas o largas

Este tipo de iluminación tiene una mayor potencia y se utiliza bajo circunstancias de poca iluminación. Asimismo, su uso debe ser controlado para no deslumbrar a otros conductores, tanto si manejan en el sentido opuesto o van delante de nuestro vehículo.

Al respecto, el reglamento antes señalado dice:

“Deberá ser proyectada de tal modo que bajo todas las condiciones de carga permita ver personas y vehículos a una distancia de 100 m. hacia el frente.”

En algunas zonas se le indica a los conductores que concedan cambio de luces, es decir, que inhabiliten las luces largas porque hay zonas pobladas más adelante o para evitar deslumbrar a los demás conductores.

 

Luces para la niebla

Bajo condiciones de mínima visibilidad, como una lluvia intensa, niebla, humo, polvo u otros escenarios, estas luces son las indicadas. Sin embargo, debes utilizarlas con precaución porque pueden deslumbrar a los demás conductores.

Se recomienda utilizarlas cuando no puedas distinguir los objetos a una distancia mínima de veinte metros.

Asimismo, algunos autos vienen equipados con luces antiniebla en la parte trasera del auto. Úsalas con responsabilidad.

 

Luces de reversa

Estas luces se encienden de forma automática cuando maniobras de reversa. Siempre debes tenerlas en buen estado porque alertan a conductores y peatones si estás en movimiento.

En vehículos de gran tamaño la alerta no sólo es visual sino se acompaña de sonidos.

 

Luces de frenado

Como complemento de las luces de reversa, las luces de freno son muy importantes. Se activan cada que pisas el pedal de freno y en algunos casos con el freno de mano.

Estas luces son igual de importantes que las luces cortas. Puedes ser multado si no sirven.

 

Direccionales

Por último y no menos importantes, estas luces son esenciales para alertar a conductores y peatones sobre la dirección que tomarás, ya sea al girar en una esquina, cambiar de carril u otro tipo de movimiento.

Las direccionales también pueden encenderse en un movimiento intermitente para indicar que el auto está detenido temporalmente o circula a baja velocidad.

 

Otras

Como indicamos al inicio, algunos vehículos pueden estar equipados con más o menos faros. Sin embargo, todos cumplen funciones que aumentarán tu seguridad. Consulta el manual de propietario de tu auto y verifica que estén funcionando correctamente.

Fuentes:

Coches