Cinco hábitos al manejar que te llevarán directamente al taller.

22/04

En el trajín del día a día es muy común que cometamos estos errores que hacen más probable una falla en nuestra máquina. Entendiendo mejor cómo funciona será más fácil hacernos de buenos hábitos al manejar. Acá te contamos cómo evitar que tu mejor amigo acabe en el taller por mal uso.

 

  1. Manejar el auto a bajas revoluciones. Algunas personas lo hacen porque creen que así ahorran combustible. A los que viven en grandes ciudades no les queda de otra por el pesado tráfico. En ambos casos la consecuencia es que se producen depósitos de carbonilla que pueden dañar los inyectores o el catalizador. Solución: viaja en carretera a altas revoluciones de forma constante, durante un largo trayecto. Hay que hacerlo de vez en cuando para que el filtro antipartículas se regenere.

 

  1. Andar con poco combustible. Esta mala costumbre provoca varias cosas: va dañando la bomba gradualmente al forzarla, ya que le cuesta más absorber la gasolina del fondo del tanque; crea burbujas de aire que impiden que la bomba se refrigere correctamente y por último, la bomba absorbe los depósitos que se quedan en el fondo y pueden provocar un atasco en el filtro o en los inyectores.

Solución: Intenta no circular con menos de la mitad del tanque. Tu bomba e inyectores te lo agradecerán. Y a largo plazo tu bolsillo también, pues no tendrás que hacer esa cara reparación.

 

  1. No respetar los tiempos de mantenimiento de tu auto. Cambia el aceite mantenimiento general y filtros El aceite con el que cocinas no lo usarías un año en la sartén, pues de igual manera los aceites de auto pierden sus propiedades y Un aceite usado no lubrica correctamente, el daño puede ser irreparable.

 

  1. Forzar el motor estando frío. Conduce con suavidad los primeros minutos tras arrancar el coche. Después de los 2 o 3 primeros minutos el motor ya se habrá calentado y la lubricación será la correcta. Verás: al arrancar el motor, éste no está lubricado, pues el aceite está en el fondo y tarda unos minutos en circular por todo el motor, así que si aceleras, provocas un mayor desgaste en las partes.

 

 

 

 

  1. No dejar que tu auto descanse cuando llega a su destino. Apagar el auto de golpe provoca un brusco descenso en la temperatura y esos cambios afectan todos los metales de tu auto. Nuestra recomendación es que esperes unos segundos cuando llegues a tu destino antes de apagar el auto para que se enfríe d manera gradual.