¿Cómo arreglar un tubo de escape roto?

03/01

A todos nos ha pasado que tarde o temprano, siendo nuestro vehículo nuevo o con años, que empiece a fallar el escape del motor, o que sienta el maltrato y uso diario que hacemos de él.

Nuestro auto tiene muchos puntos vulnerables, siendo los componentes exteriores los que se ven más afectados con el uso y manejo al que los exponemos.

Uno de estos elementos es el tubo de escape, actualmente existen muchas razones por las que se pueda romper este tubo. Te mencionaremos un par de casos, como los principales motivos que desgastan el tubo. El primero al que nos referimos es el óxido, en este caso lo que ocurre con la oxidación, es que carcome el tubo y genera orificios. De igual forma la sal de mar o la sal que se usa en las carreteras para evitar el hielo en invierno, carcome las partes del escape de tu auto.

Otro motivo es el que esté expuesto a golpes, baches o en el peor de los escenarios a una mala soldadura. De igual forma tenemos que mencionar la fatiga del metal que sucede con el pasar de los años y a la larga daña un sistema de escape.

Lo más lógico es llevarlo al taller y olvidarnos del problema, pero te podemos dar unos consejos para que puedas ahorrarte un poco de dinero y hacer tu mismo la reparación:

  • Estaciona tu auto en un plano, que no sea inclinado, o que evite un correcto apoyo de las 4 llantas.

  • Utiliza gatos hidráulicos para cambiar el escape, recomendamos usar 4 para cada llanta, no olvides esperar a que el tubo esté frío, también debes identificar las partes que vas a cambiar, la mayoría de autos tiene dos secciones en el tubo. La primera está entre el convertidor catalítico y el silenciador; y la segunda está entre el silenciador y el punto de salir de los gases de escape debajo del auto.

  • Una vez encontrada la sección rota, te recomendamos ir a tu tienda o distribuidor de mofles más cercano, no olvides a parte de comprar la pieza, también adquieras abrazaderas, y sujetadores del escape.

  • Desinstala las partes con tus herramientas y usa visor y cubre boca para evitar contaminación de algún tipo.

  • Vuelve a instalar como habías previamente quitado el tubo y sección dañado.

  • Por último y no menos importante enciende el auto y trata de escuchar si notas algún ruido extraño o silbidos.

Si pasaste todas estas pruebas sin contratiempos, habrás hecho un buen trabajo.