¿Cómo funciona un líquido para frenos?

17/04

El líquido para frenos es un fluido hidráulico especialmente formulado a base de glicoles y éteres de glicol para transmitir la fuerza del pedal de freno a las llantas. Este líquido debe estar enriquecido con aditivos que impidan la corrosión de partes metálicas del sistema, proveniente de reacciones químicas del mismo líquido con los demás materiales del circuito hidráulico o por humedad.

Cuando el líquido está contenido en un espacio cerrado y es sometido a presión, la fuerza que se ejerce a través de él es de la misma magnitud hacia todas direcciones. El sistema de frenado utiliza esa fuerza para accionar componentes mecánicos como los discos y tambores que detendrán el movimiento del vehículo.

Para su uso, se recomienda:

– Seguir las instrucciones del fabricante del vehículo para determinar qué tipo de líquido para frenos es el adecuado

– No derramarlo sobre balatas o pintura del vehículo

– No diluirlo con agua

– Verificar periódicamente su nivel

– Cambiarlo cada 80,000 km o 2 años

– Desechar el líquido viejo como un residuo peligroso y nunca reutilizarlo

Imagen: Car and Driver