Consejos para cuidar tu máquina diésel

30/08

Las malas prácticas pueden evitarse con un poco de información. Al final, los pequeños detalles podrían ahorrarte dolores de cabeza y muchos billetes.

Es un error común pensar que si un motor diésel es más potente, requiere menos cuidados. Al contrario, cuando una máquina de este tipo sufre una descompostura, su mantenimiento puede ser más costoso, ya que hay menos especialistas.

 

Sigue estos consejos para mantener tu camión siempre al cien:

 

 

  • Pon atención a los filtros. Sé muy cuidadoso con el trabajo que le exiges a los filtros de tu máquina. Mantenlos limpios, vigílalos de acuerdo al kilometraje que indique el fabricante y procura utilizar los fluidos recomendados para aumentar su vida útil. ¿Cuáles son los más importantes? Aceite, combustible y aire.
  • Líquidos en tu máquina. Ninguna parte de tu motor durará mucho si no se encuentra bajo las condiciones adecuadas. Para lograr esto siempre debes de estar al pendiente del anticongelante, el aceite, fluido para dirección, aditivos y otros líquidos especiales. Cada uno de ellos brinda la temperatura, lubricación y tratamiento necesario para que las piezas rindan mucho más.
  • Observa el humo. Siempre ten en cuenta la coloración del humo que sale del escape. Esto es importante para no infringir las normas ambientales y para acudir pronto con un experto. Por ejemplo: si el humo es más negro de lo habitual, tal vez debes cambiar tus inyectores pronto; si la coloración es blanca puede ser que el anticongelante está llegando a la cámara de combustión; el color azul del humo indica que hay aceite en la combustión.
  • Vigila los sensores. Todos hemos conocido a alguien que circula con algunas luces de alerta encendidas en el tablero, como si fuera lo más normal. Esto es un gran error, porque a pesar que el vehículo marcha en perfecto estado, una señal de advertencia puede evitar grandes problemas a largo plazo.Cuando veas una luz encendida revisa los sensores de la máquina, asegúrate que los sistemas eléctricos funcionen bien y pon mucha atención al comportamiento del motor: que el consumo de combustible sea estable, que no pierdas potencia, ni escuches ruidos extraños.
  • Checa tu conducción. Para mantener una máquina en óptimas condiciones es necesario que cuides la forma en la que realizas los cambios de velocidad, cómo utilizas las revoluciones dependiendo de cada tipo de camino y vigilas otros factores como la presión de tus llantas, la alineación y balanceo.

 

 

Fuente:

Truck Trend

Imagen:
Flickr