El grado térmico de las bujías

19/04

Las características de las bujías como tamaño, material y cantidad de electrodos con los que están hechas, son las que les permiten hacer una buena combustión de la mezcla aire-combustible en el motor.

En cada una de estas características, habrán diversos grados térmicos de los cuales podremos escoger e influirán directamente sobre la calidad de la combustión de manera inmediata, a corto  o a mediano plazo y por eso es muy importante colocar las adecuadas para cada auto.

Los motores de combustión interna generan en la cámara de compresión temperaturas muy altas, la bujía según el grado térmico tendrá la capacidad de acumular o dispersar esa temperatura al cabezote o culata.

Los electrodos en la bujía deben mantener el calor entre ciertos rangos porque si están muy fríos, las impurezas y residuos de la combustión quedarán impregnados y se irán acumulando hasta el punto de aislar al electrodo impidiendo el paso de corriente.

Si los electrodos se mantienen muy calientes, podría suceder que la combustión inicie no por el salto de la chispa sino por la propia incandescencia de los electrodos debido a la poca capacidad de disipación de calor. Esto generará una mala combustión.

La auto limpieza de los electrodos de una bujía se mantiene cerca de los 500 grados, y a esta temperatura, la posibilidad de que los residuos de la combustión se peguen a los electrodos es menos probable. 

Hay varios factores muy importantes que determinarán el grado térmico de la bujía:

– Relación de compresión

– Compresión

– Tipo de combustible

– Tipo de alimentación de aire al motor

La bujía correcta es, como siempre te recomendamos, la que indique el fabricante del auto.

Fuente: Mecánica Básica