¿Cómo influye la forma de la cámara de combustión en el desempeño de tu auto?

01/08

La combustión es el proceso fundamental de la ingeniería automotriz, ya que genera la energía necesaria para impulsar un auto y refleja qué tan eficiente es un vehículo en términos de contaminación y economía.

Para lograr un balance perfecto entre estas variables, la geometría de la cámara es muy importante. A continuación te presentamos las formas de cámaras más populares y por qué son elegidas:

Hemisférica. Esta es una de las cámaras de combustión más conocidas, principalmente por su eficiencia en la quema de combustible y su desempeño térmico.

La forma del cilindro (parte azul) permite al aire fluir libremente sin crear turbulencias, a diferencia de otras cámaras con formas que impiden un flujo uniforme. Además la posición de la bujía (parte verde) permite optimizar el espacio y detonar combustibles con un mayor octanaje, ya que pueden ser comprimidos todavía más.

La cámara hemisférica también se comporta mejor ante el calor, ya que la posición de las válvulas (partes grises) limita la transferencia de calor una a otra, mejorando el rendimiento de la mezcla y la temperatura general del motor.
Tipo cuña. Esta cámara ha sido utilizada por diversos fabricantes durante años. La forma inclinada que tiene el conducto por donde circula el aire permite que baje con una fuerza mayor, beneficiando a la compresión del motor.

Bañera o corazón. Este tipo de cámaras son todas las que no son de tipo cuña o hemisféricas. ¿Qué las caracteriza? Un diseño donde la bujia queda dirigida hacia la válvula de emisión, lo cual mejora la eficiencia en la quema y salida de combustible utilizado.

Sin embargo, esa misma cercanía entre las piezas permite una transferencia de calor mayor.

 

Tazón. Este diseño actualmente está en desuso pero todavía algunos fabricantes lo emplean. La razón principal detrás de su olvido es que genera mucho ruido y turbulencia. Problemas que son generados por la cavidad que queda encima del pistón.

¿Y esto de qué sirve?

Cuando se quema el combustible dentro de una de estas cámaras todo sucede con mucha intensidad: altas temperaturas y décimas de segundos. Cada cambio en estas magnitudes se va sumando y da como resultado beneficios o problemas en tu motor.

Si el combustible no es presurizado correctamente explotará más rápido o más lento y significará una mayor cantidad de combustible desperdiciado. Si tu motor se calienta algunos grados más la vida de tus piezas se acortará. Si la presión es elevada, pero no se quema con rapidez el combustible, estarás contaminando el medio ambiente.

Es así que la cámara de combustión se encuentra bajo constante análisis, siempre tratando de obtener el mayor rendimiento de ella.

¡Cuídala!
Fuente e imágenes de interiores:
Second Chance Garage

Imagen de portada: