¿Por qué la transmisión CVT es más cómoda?

08/08

Antes de entrar de lleno a estos tips, recordemos cómo funciona esta transmisión, pues seguramente muchas personas no la conocen y quienes la tengan en su auto, tal vez, no saben cómo trabaja del todo.

CVT son las siglas en inglés de Transmisión Variable Continua. Su funcionamiento consiste en dos poleas, una de entrada de potencia y una de salida. La primera recibe el movimiento generado por el motor y lo transmite, a través de una banda, a la segunda polea, la cual a su vez lleva el movimiento hasta las ruedas del auto.

Estas poleas permiten controlar la velocidad mediante el aumento o disminución de su diámetro. Cuando la polea de entrada aumenta o disminuye transfiere más o menos cantidad de potencia; del mismo modo la segunda polea acepta más o menos potencia.

Este agrandamiento gradual y continuo de las poleas permite que no existan saltos ni cambios abruptos en la velocidad del vehículo. Tampoco hay pérdidas de potencia como sí sucede en una transmisión manual, que al hacer el cambio de una velocidad a otra existe un salto donde no se imprime velocidad (cuando pisamos el clutch).

Ahora que conocemos el funcionamiento de forma general, toma en cuenta estos consejos para no dañar tu transmisión. Porque debes saber que una reparación de este mecanismo es costoso, pues son pocos los especialistas aún.

 

  1. En las transmisiones manuales se aconseja no recargar o descansar tu mano sobre la palanca de velocidades, porque haces trabajar el mecanismo en posiciones que no son las óptimas o ejerces fuerza innecesaria sobre los componentes. Muchos menos hacer cambios de velocidad con el auto detenido.

    Pues en el sistema CVT no hay problema alguno ya que no cuenta con engranajes como las demás transmisiones, el movimiento de tu mano no transmite desgaste como en aquellos sistemas. Tampoco sucede nada si cambias de velocidad con el auto parado.
  2. Normalmente se recalca que no dejemos el auto en un velocidad cuando te estacionas, porque esto genera resistencia sobre los engranes; y te sugieren que dejes el auto en neutral y con el freno de mano para alargar la vida de la caja de velocidad. 

    Con la transmisión CVT no hay necesidad de ello. Puedes dejarlo en la velocidad que sea, ya que no hay tensión sobre las piezas, pues recordemos que el diámetro de las poleas permite un ajuste suave de los componentes. 
  3. En una transmisión manual cuando estás detenido en subida, pero avanzarás en seguida, se pide que mantengas el pie en el acelerador, así evitas irte para atrás. Esto no es necesario en la CVT; basta con mantener el freno y continuar tu marcha simplemente acelerando de nuevo. Exactamente como en una transmisión automática. 
  4. La transmisión CVT te permitirá pisar a fondo el acelerador y aumentar la revoluciones sin problema alguno. Su mecanismo hace de este aumento de velocidad repentino un proceso suave. Por el contrario, en una transmisión manual si incrementas las revoluciones en una marcha o un cambio menor, estarás forzando la caja de velocidades.   

Como puedes ver, esta transmisión es bastante cómoda a diferencia de los otros sistemas; sin embargo, todavía no llena las expectativas de los más exigentes.

Fuente:
Road and Track