Lubricante sintético vs. Lubricante mineral

07/07

El trabajo principal de un lubricante es evitar que piezas metálicas de toda máquina, entren en contacto y se produzca la fricción entre ellas. Por supuesto no querrás que las piezas de tu motor se desgasten. Para esto existen dos tipos de lubricantes, los aceite minerales y los sintéticos.

Los aceites minerales provienen del petróleo y se elaboran a través de múltiples procesos a partir de él. Como principales ventajas presentan el ser más económicos que los aceites sintéticos y un rendimiento de 5,000 a 7,000 kilómetros. Además, son ideales para modelos de antes de los años 90 pues el motor de éstos no está hecho para funcionar con sintéticos.

Los sintéticos tienen bases minerales del petróleo pero modificadas para balancear su composición molecular y así dar como resultado propiedades más estables. Están especialmente diseñados para ser eficientes sin el exceso de aditivos o compuestos que se encuentran en los lubricantes minerales.

Se han desarrollado específicamente para trabajar bajo condiciones extremas en tu motor y fluyen más libremente que los aceites minerales tradicionales.

Los aceites sintéticos también pueden aumentar significativamente el ahorro de combustible. Te pueden ofrecer ventajas

en comparación con los minerales, como por ejemplo: mejor flujo a temperaturas bajas, resistencia a la oxidación, misma viscosidad en toda su operación y protección contra desgaste.

Ambos son compatibles los unos con los otros, aún así, es importante hacer un lavado completo de motor antes de cambiar drásticamente de tipo de lubricante. Esto con el fin de evitar que queden depósitos de barnices flotando.