¿Son realmente amigables los autos eléctricos con el medio ambiente?

05/07

Definitivamente las emisiones de dióxido de carbono disminuyen a cero en un auto eléctrico, al menos las que son emitidas por el auto. Pero, ¿te has preguntado cuánto contamina uno de estos vehículos cuando está cargando su batería?

Esta pregunta depende de diversos factores, pero varios expertos se han detenido a generar una respuesta y han concluido que un auto eléctrico puede contaminar, bajo ciertas condiciones, más que uno impulsado por la quema de gasolina.

¿De dónde proviene la energía? Cuando enchufamos cualquier dispositivo eléctrico la energía proviene de centrales eléctricas, las cuales generan miles de kilovatios para alimentar una población. Las más comunes (y más contaminantes) son las termoeléctricas, pues generan la energía a través de la quema carbón o gas natural.

En este sentido cargar la batería de un auto eléctrico que recorrerá alrededor de 160 kilómetros, requiere de 30 kilovatios por hora. Esto equivale aproximadamente a la cantidad de energía que utiliza un hogar en los Estados Unidos (uno de los países con mayor consumo de energía) al día.

Esto significa una gran contaminación, que no se ve en nuestras casas, pero sí donde están alojadas las terminales. De ahí que sea muy importante saber cómo se produce la energía: si es por quema de combustibles, solar, generada en una presa, eólica, nuclear o de otro tipo.

Aún así, la eficiencia energética de estos autos es superior. Por ejemplo, un Tesla X puede recorrer hasta 130 kilómetros por cada 3.7 litros de gasolina. Una eficiencia energética inigualable.

Pero los expertos señalan que hay otras variables que deben ser consideradas, por ejemplo, si un coche se carga durante el día o la noche. Pues al oscurecer es más probable que estemos utilizando el suministro de una termoeléctrica o en un día sin viento las eólicas dejan de funcionar.

La calidad del aire.  Lo que es un hecho es el avance que representan los vehículos eléctricos para mantener las emisiones en cero. Sin embargo, los especialistas señalan que se deben tomar medidas integrales. Porque si estos vehículos comienzan a ser utilizados masivamente y no hay un cambio en la forma que se genera la energía, la contaminación podría aumentar.

En esta situación se encuentra China, país que es el segundo comprador a nivel mundial de autos eléctricos y al mismo tiempo el 72% de la energía de esa nación es generada por quema de carbón. Actualmente ha disminuido ese porcentaje, pero aún es alto.

Las baterías. Otro tema vinculado a los vehículos cero emisiones es cómo están compuestas las baterías. Aunque muchas de ellas están fabricadas con litio, un elemento químico que no es especialmente tóxico en ese tipo de usos, hay otras que son fabricadas con níquel y plomo, los cuales son difíciles de reciclar. Por otra parte, las baterías también pueden incluir metales raros como el cobalto, el cual ha acarreado problemas ambientales en las zonas mineras donde es extraído.

Una vez puesta esta información sobre la mesa, es difícil concluir que los vehículos eléctricos son una solución cien por ciento libre de contaminantes. Lo buena noticia es que los desarrollos continúan para mejorar esta tecnología.  

Dinos tú qué piensas.

Fuente:
The Guardian
Scientific American

Imagen:
Flickr