Esto es lo que todo mecánico profesional debe tener

04/10

La mecánica automotriz es probablemente uno de los trabajos más competidos en la ciudad y en algunos poblados no tan pequeños. La cantidad de autos ha hecho que los talleres proliferen en cada localidad; sin embargo, esto significa que para cada mecánico la competencia es mucho mayor. ¡Es más difícil obtener clientes! ¿Cómo mejorar en ello?

Ser profesional es una característica que va a posicionar tu trabajo entre lo más destacado del sector. La calidad y el servicio inevitablemente te traerá a los mejores clientes, serán fieles a tu trabajo y al mismo tiempo tus ingresos aumentarán.

Por estas razones, procura ejecutar tus actividades tomando en cuenta lo siguiente:

Conocimientos amplios. El aprendizaje nunca termina y a medida que pasa el tiempo la industria se va renovando. Procura actualizarte de forma permanente para que sepas lo que sucede en temas referentes a: motores, sistemas, herramientas y todo lo relacionado a los temas de tu especialidad.

Recuerda que una de las mejores inversiones es la educación. En la medida de lo posible, inscríbete a cursos, talleres y otras modalidades de estudio. Por fortuna, hoy en día internet es una gran herramienta para ampliar nuestros conocimientos: visita foros, observa videos, lee revistas especializadas, etc.

Incluso, saber inglés te dará muchas ventajas competitivas porque podrás consultar los manuales de fabricantes, de propietario y otros textos importantes para tu trabajo.

Si deseas complementar tu formación averigua lo que nuestro Instituto Tecnológico Roshfrans tiene disponible para ti.

 

 

Habilidades sociales. Un profesional de hoy vive en un mundo hiperconectado, lo cual es una ventaja, que representa retos. El internet, las redes sociales y la facilidad con la que puedes promocionar tus servicios, exige que seas respetuoso con los clientes; aprendas a escuchar; mantengas abiertos los canales para dudas y respuestas. Así podrás construir la confianza que se requiere.

Un mecánico profesional, además, sabe que trata con diferentes tipos de clientes, pero que cada uno es valioso. Responde sus dudas con claridad, no omitas información y considera que cada persona tiene más o menos conocimientos. Tendrás oportunidad de relacionarte con usuarios con un nivel técnico elevado, pero otros que no saben ni siquiera qué es un filtro de aire.

 

Gerencia y dirección. Este consejo aplica para empleados recién iniciados en la mecánica o para quienes ya montaron su negocio, pues el principio es el mismo: administrar recursos, tiempo y saber tomar decisiones.

Trabaja con eficiencia: destina sólo el tiempo necesario a una reparación, de modo que puedas cumplir con lo pactado con el cliente. Así mismo, no asumas compromisos que no podrás cumplir.

Utiliza tus ratos libres para optimizar otras áreas del taller como seguridad, limpieza, capacitaciones, etc…

Administra los recursos de la mejor manera: cuida tu herramienta, dale mantenimiento preventivo, úsala de acuerdo a las indicaciones del fabricante. Cada recurso que cuides ahora, te dará un margen para poder invertir en nuevas herramientas en el futuro.

Y aunque hayas comenzado en la mecánica hace poco, es mejor crear estos hábitos desde ahora.

 

Labor de ventas. Ten en mente que todo el tiempo estás vendiendo tus servicios. Cada persona con un auto es un cliente potencial; aprende a escuchar, a ser observador y amigable con las personas.

Del mismo modo, todos los trabajadores de tu taller deben tener muy claro estas ideas. Desde el recepcionista hasta el auxiliar deben considerar una estrategia de venta. Si todos trabajan bajo el mismo objetivo, los beneficios crecerán.

 

 

 

 

La ética. El trabajo del mecánico es de gran responsabilidad; el tipo de reparaciones que se realizan pueden comprometer la seguridad de las personas. Por esta razón siempre se deben ejecutar reparaciones o mantenimientos con los conocimientos necesarios, el equipo adecuado y la experiencia necesaria.

Asimismo, siempre informa de forma precisa y con anticipación a los clientes sobre el estado de su vehículo. Explícales las actividades que realizarás, el tiempo que llevarán, la garantía que les puedes ofrecer y los costos que implicarán.

 

Al final, todas estas sugerencias se reflejan en más clientes. Recuerda que la reputación toma mucho tiempo construirla, pero es fácil perderla. Por eso siempre debes estar trabajando para mejorar.

¡No olvides contarnos tu experiencia!

 

Fuente:
Alianza Automotriz