Un test de Audi reproduce el daño que sufre un auto en 12 años

05/09

Audi realiza un test en el que pone a prueba la durabilidad de sus autos y recrea el daño que podrían tener en 12 años.

INKA (Ingolstadt Corrosion and Angingtest) es el nombre del tipo de test que evalúa la corrosión y envejecimiento que puede alcanzar un auto de la marca Audi.

Durante 19 semanas el auto de esta marca sufrirá el “daño” que tendría dentro de 12 años, este test se hace con la finalidad de verificar la efectividad de la protección anti-corrosión y la durabilidad de los materiales empleados en cada vehículo.

Cada prueba INKA se divide en 5 fases; en la primera fase el auto recibe una aplicación de agua salina en una cámara climática a 35º centígrados, en la segunda fase el auto se expone a un clima de hasta 50º centígrados y se deja en un ambiente con una humedad al 100%.

En la tercera fase, se emplean 80 lámparas, cada lámpara tiene una potencia de 1,200 vatios que calientan la carrocería hasta una temperatura máxima de 90º centígrados. En esta fase los materiales de interior deben conservar su color.

Durante la cuarta fase, el auto se somete a pruebas del tipo invernal, toda la carrocería se encuentra a una temperatura menor a los 35º centígrados bajo cero y se emplea una máquina con 4 postes hidráulicos que moverán el auto para simular la torsión y tensión. Por último, en la fase cinco un piloto conduce repetidamente sobre pistas que tenga piedras, grava y arena.

En el test INKA, cada auto recorre un total de 12,000 kilómetros, al final los inspectores de calidad desarman el auto en 600 partes y revisan a detalle cada debilidad y punto de quiebre en la carrocería e interiores del vehículo.

En el siguiente video puedes ver como es sometido a estas pruebas cada vehículo:

Con información de Autocosmos

Imagen: Motor Giga